Pues parece que sí. Los compradores de automóviles en Guangzhou (China) tienen ahora la posibilidad de comprar o probar un automóvil usando una aplicación de teléfono y una máquina expendedora de automóviles. Una innovadora iniciativa que ha surgido de un acuerdo firmado hace dos años entre Ford Motors y el gigante chino Alibaba.

El edificio en Guangzhou, denominado “Super Test-Drive Center” puede albergar hasta 42 vehículos y tiene 10 modelos diferentes de Ford, desde el Explorer hasta el Mondeo e incluso su emblemático Mustang.

Una vez que un cliente encuentra el automóvil que quiere, todo lo que tiene que hacer es pagar la tarifa (gratuito según la clasificación crediticia del cliente) y enviar un “selfie” con la aplicación Tmall de Alibaba para probar el vehículo un máximo de tres días.

Según Ford, la idea es hacer de la compra de un automóvil una “experiencia divertida” y acabar con la necesidad de interactuar con un vendedor para probar un vehículo. Dicho de otra forma, ya no es necesario ir a una concesión para probar un Ford… ni seguramente para comprarlo en un futuro muy cercano. Alibaba ya ha anunciado que se podrán comprar los futuros vehículos eléctricos a través de sus aplicaciones.

Las máquinas expendedoras de automóviles no es una idea nueva. Veamos algunos de los más espectaculares ejemplos:

 

CARVANA

Fundada en 2012, Carvana es una empresa dedicada a la venta de vehículos usados con sede en Phoenix, Arizona. Su plataforma online permite a los clientes vender, comprar, y financiar los vehículos sin necesidad de interacción de ningún vendedor. Pero lo más llamativo son sus diferentes centros de entrega, verdaderas máquinas expendedoras donde el cliente puede recoger su coche después de haberlo comprado online.

 

VOLKSWAGEN

Quizás no lo podamos considerar una máquina de vending, pero igual algún día podría llegar a serlo. En la Ciudad del Automóvil Autostadt del grupo VW en Wolfsburg hay dos inmensas torres de cristal con capacidad cada una de 400 coches. Es un centro de entrega, donde los clientes pueden recoger el coche que han comprado en su concesionario (de momento no online). El proceso de localización y bajada del coche se hace únicamente en 44 segundos.